30.1.15

El despertar de la conciencia

William Holman Hunt (1853)
Tate Britain

Dentro de la temática prerrafaelita, y dentro de su peculiar forma de entender la moralidad, también podemos encontrar alguna pintura referente al moralismo victoriano.
Este cuadro de Hunt presenta la escena de lo que a primera vista son dos jóvenes enamorados en un lujoso salón repleto de rico mobiliario, pero el pintor nos deja algunas claves para interpretar lo que está sucediendo.
El título es explícito, porque la joven que se levanta repentinamente del regazo masculino debido a ese 'despertar' de su conciencia: un hombre rico acomoda una vivienda para su 'entretenida', pero antes de pecar la chica, con cara de iluminada, siente que aún puede llevar una vida digna y en la inocencia. Lo que la hace despertar es la canción que el hombre canta, una canción que la lleva a su niñez y le hace recordar.

La partitura de 'Oft in the Stilly Night'
de Thomas Moore, se encuentra sobre el piano,
sus palabras abren los ojos de la joven

Sabemos que es soltera porque Hunt pinta anillos en todos sus dedos a excepción de en el anular, donde llevaría la alianza de boda, resaltando así su ausencia. Bajo las manos unidas de la mujer él abre la suya esperando a recibir su recompensa. Y sabemos que no ha pecado porque lleva el cabello suelto, signo en este caso de que es doncella.

Ninguna alianza adorna el anular de la mano izquierda
de la joven, aunque el resto de sus dedos lucen anillos

Otros símbolos aparecen en este cuadro: el guante tirado a sus pies, símbolo del honor que está a punto de perder,  y tras la silla en la que se acomoda el caballero un gato de mirada maligna y con el que este se identifica, intenta atrapar a un pequeño pajarillo, la joven, que huye a duras penas.

El gato y el gorrión resumen las actitudes y
personalidades de los protagonistas de la pintura:
el felino cazador y el ave que huye



29.1.15

Acantilados de creta en la isla de Rügen

Caspar David Friedrich (1818)
Museum Oskar Reinhart am Stadtgarten, Winterthur

Esta pintura de Friedrich, que parece un simple paisaje, está repleta de simbolismo. En 1818 el pintor viajó con su joven esposa a la isla de Rügen, y al parecer allí tomó nota para ejecutar esta famosísima pintura. La escena se representa en uno de los miradores más conocidos de la isla. El hombre del medio se considera que es el autor, agachado y con el sombrero en el suelo en señal de humildad ante la imponente vista, busca un punto de apoyo como símbolo de la fugacidad de la vida ante el abismo que se abre ante él, interpretado como la muerte. 
El hombre de la derecha, con los brazos cruzados se cree que es su hermano, apoyado contra el tronco de un árbol y mirando el mar y los veleros que navegan en él. Estos veleros representan las almas que se dirigen a la vida eterna, las almas de los dos hermanos. 
La mujer del vestido rojo se identifica con Caroline, esposa del pintor.
Los colores de la ropa, azul, verde y rojo se interpretan como las virtudes teologales cristianas: fe, esperanza y amor.

La libélula en la joyería Art Nouveau

La libélula en la joyería Art Nouveau
Fots. vía Pinterest, selección y edición Arte XIX

La libélula parece un insecto creado para el modernismo: ligera, dúctil, con lineas sinuosas... Nada más apropiado para un arte que ama la línea látigo y se recrea en el mundo de los insectos. Sus colores, como los del pavo real, son ideales: azul, verde, violeta; sus alas apropiadas para trabajar bellamente el cristal y el esmalte. 
Es muy frecuente que este insecto, como tal o medio insecto medio mujer, sea protagonista de una joya Art Nouveau, resultando obras etéreas, delicadas, con cuerpos móviles y cuajados de piedras preciosas, con colores tornasolados y transparencias hipnóticamente maravillosas.

28.1.15

Noticias tristes

Albert von Keller (1871)
Colección privada

Los cuadros de Albert von Keller son siempre inquietantes, y no hablamos ya de su gusto por el ocultismo, por el mundo espiritual, porque trabajó también brillantemente la temática de la plasmación de la vida social burguesa. La escena que observamos puede tener incluso una explicación frívola: un interior lujoso con enormes espejos de molduras doradas, mullidas alfombras y sofás de terciopelo en los que una joven ricamente vestida languidece con una carta en la mano. Pero es la disposición de los elementos lo que lo convierte en inquietante, ese reflejo en el espejo en un escorzo que parece muy forzado y lo que supone de incómoda la visión del mismo, es también el color rojo, una marca de von Keller, un rojo siempre agresivo y violento que llama la atención y convierte su esplendor en imán para la retina. Nos parece original y fabulosa la pintura de este gran artista.

Boulter's Lock, tarde de domingo

Edward John Gregory (1897)
Lady Lever Art Gallery, Liverpool

Boulter's Block es un canal represado en el Támesis, en Berkshire, construido originalmente en 1772, y su historia está íntimamente ligada a la Royal Ascot. Se hizo muy popular a finales del XIX e inicios del XX porque se frecuentaba el domingo después de la famosa carrera de caballos: la gente adinerada lo empleaba para evitar llegar al hipódromo por tierra, ya que se generaban grandes atascos al igual que en la actualidad. Muchas personas iban a verles pasar subidos en sus barcas y vestidos de gala, y se organizaba tal algarabía que en 1899 hubo de colocarse una barandilla de hierro para evitar caídas al canal.
A la vista de la pintura de Gregory tanto el canal como sus alrededores era una gran fiesta en la que lucirse y dejarse ver, y la excusa de evitar el tráfico viendo esta escena fluvial nos parece poco válida.

27.1.15

Flores en la joyería victoriana: el pensamiento

Fots. vía Pinerest
Selección Arte XIX

El pensamiento es una flor muy utilizada en la joyería victoriana. En inglés 'pansy' proviene del francés 'pensée', pensamiento, con el significado de 'no me olvides' o 'piensa en mí'. Si alguien la portaba significaba que echaba de menos a alguien, que sentía nostalgia por un ser amado, y en muchas ocasiones la joya resultaba ser regalo de esa persona que se alejaba.

El final de la Búsqueda

Sir Frank Dicksee (1921)
Leighton House Museum, Londres

26.1.15

Sarah Bernhardt conversa con William Gladstone en su Exposición en Londres en 1879

René Lelong (1871-1933)
Dahesh Museum of Art

¿Quién no ha oído hablar de Sarah Bernhardt? Fue una de las actrices, o quizá la actriz más famosa del siglo XIX, con reconocimiento en todo el mundo. Su estilo se basaba en la naturalidad, odiaba la sobreactuación y el histrionismo en los que se basaban las normas del teatro francés, y se hicieron muy famosas sus escenas en las que la heroína fallecía, que ella abordaba desde el punto de vista psicológico y sentimental. Pero sus dotes artísticas se manifestaron también a través de la literatura, la pintura y la escultura. En la grisalla que hoy os traemos Lelong la representa junto a una de sus esculturas más exquisitas, 'Después de la tormenta', que ya os habíamos mostrado en Arte XIX.

Después de la tormenta
Sarah Bernhardt (c. 1876)
National Museum of Women in the Arts, Washington D.C.

Sarah Bernhardt fue también empresaria teatral, creando su propia compañía. En 1914 recibió la Legión de Honor, y al año siguiente sufrió un gran percance: había sufrido de niña una fractura en la rodilla que nunca llegó a curarse y que le procuraba grandes dolores; durante una actuación, interpretando 'Tosca' sufrió un accidente que desembocó en la amputación de la pierna. Aún así no se arredró. Continuó actuando con gran profesionalidad tanto en el teatro como para el cine y yendo de gira como siempre hizo, aún cuando siempre sufrió de miedo escénico. A la muerte de la diva, en 1923, se celebró un entierro multitudinario en el cementerio parisino de Père-Lachaise.

Sarah Bernhardt, Félix Nadar (c. 1864)

23.1.15

La hebilla en la joyería victoriana

Varios ejemplos de hebilla en la joyería victoriana (siglo XIX)
Fots. vía Pinterest

Un elemento muy utilizado en la joyería victoriana fue la hebilla. Las piezas más apropiadas eran brazaletes o anillos, pero también existen joyas con la hebilla como protagonista en colgantes y broches, decorada con más o menos profusión. 
La hebilla simboliza la autodefensa, la fuerza y la protección. 

El hallazgo de Moisés

Frederick Goodall (1822–1904)
Mackelvie Trust Collection, Auckland Art Gallery Toi o Tāmaki

Esta pintura de Goodall retrata de una bellísima manera uno de los momentos más famosos del Antiguo Testamento. En el Libro del Éxodo se relata cómo el Faraón ordena matar a todos los hebreos recién nacidos, pero Iojebed fue incapaz de dejar asesinar a su hijo. Tras su nacimiento lo ocultó durante tres meses, pero finalmente hubo de desprenderse de él para que no le descubrieran: impermeabilizó un cesto de mimbre con barro y brea y lo depositó en las aguas del Nilo, las cuales llevaron al bebé hasta el lugar donde solía bañarse una de las mujeres de sangre real. La princesa se apiadó aquel niño e, inducida por una de las mujeres de su séquito, la hebrea Miriam, lo cedió a una hebrea para que lo amamantase, que resultó ser la madre del pequeño. Se crió como hijo de la princesa y hermano menor del futuro faraón y, el resto, es Historia...

21.1.15

Los rostros anónimos de Waterloo

Veterano de Waterloo con su esposa (1850)
Por John McNab en Flickr

Nos impresiona en esta imagen ver el rostro de uno de los soldados que participaron en Waterloo junto a su esposa. No es frecuente ponerle cara a los protagonistas anónimos de momentos cruciales de la Historia. Incluso para quien no le atraiga la historia bélica es imposible no haber escuchado alguna vez algo sobre la Batalla de Waterloo. Es uno de esos hitos y hechos que se convierten casi en mitos, más cuando Napoleón anda de por medio.
En febrero de 1815 Napoleón Bonaparte huye de la isla de Elba, donde estaba exiliado, y en marzo el Congreso de Viena se reúne y le declara proscrito, formando la Séptima Coalición para capturarle. Napoleón encuentra apoyos en París, la Grande Armée le respalda, así que Luis XVII se marcha y el General se declara de nuevo Emperador, la Coalición se despliega en los Países Bajos y Napoleón decide atacar tomando Bruselas, pero cae por el ejército dirigido por Wellington y von Blücher en aquella terrible y determinante Batalla de Waterloo.

20.1.15

Simbología de la luna en la joyería victoriana

La luna en la joyería victoriana
Fots. vía Pinterest

La luna es el símbolo de la noche, de lo femenino, guardiana de los ciclos del tiempo, de la muerte y el renacimiento. Se asocia a las diosas Isis y Diana, y la luna junto a la estrella es el símbolo de Astarté.
Nos preguntábamos, revisando la joyería victoriana, por el significado de la luna en aquella época, ya que está muy presente sobre todo en broches que se prendían en la ropa o en el pelo. Acudimos a Nuria Lázaro Milla, historiadora del Arte y especialista en joyería del siglo XIX, que nos comentaba lo siguiente y nos ponía algunos ejemplos:

‘Probablemente el gusto por el cuarto creciente o ‘croissant’ se debe, por una parte, a la delicadeza y elegancia propia del motivo y, por otra, porque se identifica, como las estrellas, con la noche, esto es, con lo misterioso, lo oculto, lo desconocido, el sueño… Además, hace referencia a la diosa Diana, cazadora, sí, pero encarnación de una sensualidad virginal muy atractiva. De hecho, fue habitual lucir los ‘croissants’ adornando el cabello, siguiendo la iconografía clásica. Los maridos británicos solían regalar a sus esposas alfileres de media luna con un pequeña abeja posada en ella.
 

‘La señora de Delicado de Imaz’
Vicente López Portaña (c. 1833)
Museo Nacional del Prado, Madrid

En el retrato de ‘La señora de Delicado de Imaz’, de Vicente López Portaña (c. 1833, Museo Nacional del Prado, Madrid), la dama lleva una aguja con una estrella abrazada por un cuarto creciente. Las agujas para adornar los moños estuvieron muy de moda a finales del siglo XVIII y principios del XIX, se pueden observar en algunos retratos de Goya, por ejemplo (no confundir con las piochas, que son algo diferentes, aunque en ocasiones se utilizan como sinónimos).

Detalle de ‘La señora de Delicado de Imaz’
Vicente López Portaña (c. 1833)
Museo Nacional del Prado, Madrid

En el retrato de John Singer Sargent, ‘Madame X’ (1884, Metropolitan Museum of Art, Nueva York) hay que prestar un poco de atención, pero puede apreciarse una media luna encima de la frente llevada 'à la Diane', es decir, emulando la iconografía de la diosa clásica. En este caso creo que podría establecerse una relación entre la belleza y sensualidad de la dama y la noche como momento en el que dar rienda suelta a la voluptuosidad y las pasiones’.

Detalle de ‘Madame X’
John Singer Sargent (1884)
Metropolitan Museum of Art, Nueva York

Gracias a Nuria Lázaro Milla por compartir sus conocimientos y ejercitar la paciencia con nosotros, y a Mariona Tella, otra sabia, por recomendarnos la página www.morninggloryantiques.com donde se habla de simbología en la joyería.

Orfeo conduce a Eurídice fuera del Inframundo

Camille Corot (1861)
Museum of Fine Arts, Boston

Puede que la joven Eurídice falleciese mordida por una serpiente huyendo de Aristeo, o paseando junto a su esposo, pero el hecho es que dejó desconsolado al citaredo Orfeo. Este decidió ir a rescatar de las fauces de la misma muerte a su esposa esperando que Hades y Perséfone se ablandaran con su gesto y sus tristes canciones, como sucedió. Las condiciones parecían sencillas: has de caminar siempre delante de ella, guiándola por el Inframundo hasta la salida, y nunca mirar atrás ni siquiera para saber si se encuentra bien o ha caído ante alguno de los múltiples peligros que os acechen. Cuando llegaron a la superficie Orfeo se encontraba ya ansioso y preocupado, y volvió la cabeza para comprobar que todo había salido perfectamente. El sol no había bañado completamente el cuerpo de Eurídice, uno de sus pies se hallaba aún en la sombra, así que su amada se desvaneció ante su vista para siempre.

Ajetreo y bullicio sobre el Puente Gálata en Constantinopla

Fausto Zonaro (1854-1929)
Colección privada

El mítico Puente Gálata, o Puente de Gálata, es uno de los puentes con más simbolismo del mundo (si es que algún puente no lo tiene), ya que se le considera la unión entre Oriente y Occidente: continentes y culturas. Situado sobre el Cuerno de Oro muchos pintores se rindieron a su encanto, ya que la luz y su efecto sobre el agua le convierten casi mágicamente en lugares diferentes a lo largo del día y a lo largo de los días.
El primer puente en este lugar se construyó en 1845, siendo sustituido en 1863 por otro puente de madera. Otros dos puentes se construyeron en 1875 y 1912, y en 1992 el puente basculante que se conserva en la actualidad.

19.1.15

La serpiente en la joyería del siglo XIX

La serpiente en la joyería del siglo XIX
Fots. vía Pinterest


Puede encontrarse en broches, anillos, colgantes o brazaletes, cualquier pieza es apropiada para que una dama luzca una reluciente serpiente adornada con brillantes piedras preciosas. Símbolo de la larga vida, de la juventud, referencia al Árbol de la Vida del Paraíso, el mal, el engaño, la vida eterna, protectora de los faraones. En el siglo XIX tuvo significado un significado positivo simbolizando el amor eterno, aunque tomó otras connotaciones con el Art Nouveau, como malvada acompañante de la 'femme fatale'. Es una figura especialmente querida en orfebrería, ya que puede adaptarse a cualquier tipo de joya por su plasticidad, significados y su hipnótica atracción a la vista.

La Gran Puerta de Hampton Court

Henri Le Sidaner (1908)
Colección privada

Una imagen fantasmagórica, muy propia de Le Sidaner, de un palacio asociado a los Tudor y especialmente a Enrique VIII. Fue construido para Thomas Wolsey aproximadamente en 1514, cuando éste cayó en desgracia pasó a manos del rey, y fue su residencia desde 1536.
El palacio, uno de los favoritos de Enrique VIII, fue jaula de oro para su esposa Catalina Howard cuando, después de ser acusada de adulterio, fue encerrada en una de sus habitaciones. De allí logró escapar -se han descubierto múltiples portezuelas secretas- pero fue capturada y murió decapitada al cabo de unos días. Se cuenta que en el pasillo donde fue descubierta el espíritu de la Howard se aparece, en él dicen que se oyen sus gritos y se materializan misteriosos rastros de sangre: la reina Isabel II encargó en 2001 un estudio para detectar actividad paranormal y, al parecer ocurrieron fenómenos inexplicables entre los que se detectaba la figura de la esposa asesinada. Deliciosas historias de fantasmagoría inglesa similares a las de época victoriana.

Villas en Trouville

Gustave Caillebotte (1888)
Colección privada

La preciosa Trouville-sur-Mer se encuentra en la costa normanda, a dos horas de París. Ciudad con balneario y casino, con puerto pesquero, su belleza brilla tanto en los palacetes modernistas como en las humildes casas de pescadores próximas a la lonja. Caillebotte capturó la esencia de su arquitectura a través de las pequeñas villas, algunas aún se conservan, que se levantaban junto al Canal de La Mancha abordando una singular y hermosa perspectiva.

16.1.15

El ojo del amante

Miniaturas de ojos o Lover's Eyes (siglo XIX)
Fots. vía Pinterest

La moda de portar miniaturas de ojos, u ojo del amante, se inicia a finales del siglo XVIII. Habitualmente son pequeñas miniaturas en acuarela sobre marfil con un rico enmarque que se llevan en colgantes, anillos, broches o brazaletes, y reproducen uno o los dos ojos de un ser amado, normalmente de los prometidos, esposos o hijos. Tras la pintura en muchas ocasiones se conserva también un mechón de cabello de la misma persona.
Es una pieza que hoy en día gusta mucho a coleccionistas y aficionados, así que si te decides a adquirir uno ten cuidado: proliferan las imitaciones.

La muerte de Príamo

Jules Joseph Lefebvre (1861)
École Nationale Supérieure des Beaux-Arts

En el momento en el que se desarrollaba la legendaria Guerra de Troya era el anciano Príamo quien reinaba en la mítica ciudad. Rey justo y bondadoso, nunca culpó a Helena de ser la causante de la guerra, hubo de sufrir la muerte de todos sus hijos durante la contienda pero su dolor llegó a ser enorme cuando Aquiles mató a Héctor en combate singular y posteriormente arrastró su cadáver por el polvo atado a su carro. Ante la negativa de Aquiles de devolver el cuerpo de su hijo para hacerle honores y cumplimentar el rito funerario Príamo acudió, humildemente, a solicitarlo a cambio de un rescate.
Cuando cayó Troya quiso defender la ciudad desesperadamente de forma heróica tomando las armas pero Hécuba, su esposa, le llevó al altar de Zeus para colocarle bajo su protección. Allí le descubrió Neoptólemo, hijo de Aquiles, que le degolló de forma cruel acabando con su vida.

Pintora en la playa

Alfred Émile Léopold Stevens (1880)
Colección privada

Stevens fue un pintor muy conocido por sus obras en las que representaba jóvenes burguesas, vestidas a la última moda, en suntuosos interiores. En esta acuarela nos lleva a una escena al aire libre en el que una mujer no es vista solamente como una hermosa modelo, sino una artista en el ejercicio de su arte, algo realmente de agradecer en un tiempo en el que hubo tantísimas buenas pintoras y tan poco reconocidas.

15.1.15

Canción de primavera

Maximilian Lenz (1913)
Colección privada

Anillos para veneno

Anillos para veneno o 'Poison Rings'
Fots. vía Pinterest

Los anillos para veneno se conocían ya en el Antiguo Egipto. Aunque se quisiera pensar que pudieran servir para una dosis necesaria de medicina no se puede ser demasiado ingenuo, el camuflaje no se precisa para un transporte lícito e inocente. A partir del siglo XVIII aproximadamente siguen fabricándose este tipo de anillos con compartimentos secretos, aunque lo más frecuente era que fuesen como objeto suntuoso relacionado con el 'Memento Mori', sirviendo como relicario para portar cabello o una imagen de una persona amada y fallecida. Os presentamos en esta imagen una pequeña selección de este tipo de anillos, que continuaron llamándose 'Poison Rings' o 'Anillos para veneno', fabricados en el siglo XIX, esperamos que los disfrutéis.

Medianoche

Jean-Charles Cazin (1891)
Cleveland Museum of Art

Pintar un nocturno fue el reto de muchos artistas, pero pocos lo consiguieron al nivel de John Atkinson Grimshaw, James McNeill Whistler o Ivan Aivazovsky. Aún así quizá el nocturno más famoso de la Historia del Arte sea la 'Noche estrellada' de Vincent van Gogh, pero ¿qué defecto podemos encontrarle a esta preciosa pintura de Cazin? Antiguos edificios se disponen bajo la luz efectista de la luna junto a un río que fluye hacia un puente, y va más allá, mientras las estrellas presencian una escena que se nos antoja tranquila y silenciosa.

14.1.15

Lluvia de verano

Charles Edward Perugini (1888)
Ferens Art Gallery, Hull Museums

Perugini, gran pintor de escenas clásicas en la línea de Waterhouse, Godward o Alma-Tadema, fue un artista de origen napolitano que recabó en Inglaterra en 1863, bajo la protección de Leighton como asistente en su estudio. Realizó también varios retratos de gran belleza siempre con la estética clásica, e incluso en esta pintura representa a las jugadoras de bádminton como tres hermosas gracias que se refugian de la lluvia bajo un frondoso árbol.
El bádminton llegó a Inglaterra de mano de oficiales británicos residentes en India, aproximadamente en 1873. Se convirtió rápidamente en un juego muy popular entre la nobleza, que lo practicaba en los fantásticos jardines de sus casas de campo y era de gusto tanto entre las damas como entre los caballeros.

Tarde en el salón

Francis Dodd (1903)
Glasgow Museums Resource Centre

Una de las virtudes de la pintura es no solamente el poder de traernos hasta el presente escenas del pasado, también sensaciones, sentimientos. Las pinturas de interiores en muchas ocasiones representan habitaciones de la casa del artista, en las que pasó horas, en las que vivió, en las que sufrió y fue feliz. Nos hablan de sus gustos, de su familia, de sus aficiones, de sus costumbres. 
¿No es maravillosa esa luz que ilumina la escena y que nos lleva directamente a ese lugar y momento concretos?

12.1.15

Marte y Venus sorprendidos por Vulcano

Alexandre Charles Guillemot (1827)
Indianapolis Museum of Art

La relación adúltera de Marte y Venus, que representan dos muy diferentes pasiones humanas, la guerra y el amor, fue descubierta por Apolo. Este no tardó en revelárselo al resto de los dioses y también a Vulcano, esposo de la hermosa Venus, que forjó una red en la que atrapar a los amantes y así ponerles en evidencia. Esta iconografía fue muy frecuente en el Barroco, y aunque prácticamente se abandonó en el siglo XIX aún podemos encontrar algunas pinturas dedicadas al tema.

La escalinata de mármol que asciende a Santa María de Aracoeli en Roma

Christoffer Wilhelm Eckersberg (1813-1816)
Statens Museum for Kunst, Copenhague

La basílica de Santa María de Aracoeli se sitúa en el Monte Capitolino, en Roma. Aún se discute si está ubicada sobre el lugar donde la sibila tiburtina profetizó a César Augusto la venida de Jesucristo, razón por la que estas dos figuras están pintadas junto al altar. Tampoco está claro si fue edificada sobre el templo de Juno Moneta, en el Arx, o sobre la sede de los augures, pero esto seguirá siendo un misterio. Lo que sí se sabe es que la primera construcción data del siglo VI, levantada sobre una abadía precedente.
A los pies de la escalinata monumental, inaugurada en 1348, y anteriormente a su presencia, se ejecutaba a los criminales condenados a muerte. La fachada se presenta desnuda, como vemos en la pintura de Eckersberg, ya que perdió las pinturas y mosaicos que la decoraron, a excepción del que se encuentra en el tímpano del acceso principal.

11.1.15

Parada de taxis, Rue Bonaparte

Frederick Childe Hassam (1887)
Terra Foundation for American Art, Daniel J. Terra Collection

Entre los años 1886 y 1889 Childe Hassam fue a estudiar a París, y fue en esta época cuando pintó este magnífico cuadro influenciado por el Impresionismo francés. Observamos una parada de los taxis de la época, perfectamente alineados y esperando a sus viajeros mientras los conductores, vestidos con librea, charlan animadamente.
La Rue Bonaparte se hallaba en uno de los barrios de moda entre la burguesía parisina. Al fondo se advierte de forma lejana la vegetación de los Jardines de Luxemburgo, la Plaza de San Sulpicio más cerca, un seminario cuyo muro de cierre (hoy desaparecido, en el lugar se han edificado más edificios de viviendas con bajos comerciales) se aprecia en la imagen, revocado y cubierto por carteles publicitarios. Junto a este vestigio del antiguo París se levantan los modernos edificios de una zona comercial muy frecuentada, contraponiendo los contrastes de una ciudad viva que está evolucionando y cambiando irremediablemente.

Resplandor dorado, el destello de la perla

William MacGregor Paxton (1906)
Indianapolis Museum of Art


El Templo del Amor en el Pequeño Trianón

Jules Girardet (1856-1938)
Colección privada

En el recinto del Palacio de Versalles se comenzó a construir, en el siglo XVIII, El Pequeño Trianón. Espacio de disfrute y recreo para las favoritas de Luis XV, se edificó en principio para Madame de Pompadour, que murió en 1768 antes de que fuese acabado, y posteriormente fue ocupado por Madame du Barry. Finalmente Luis XVI regaló el conjunto a su esposa María Antonieta, amante de la Naturaleza y de los paisajes idílicos, envueltos por jardines se encuentran varios pabellones, miradores, y otros edificios entre los que se encuentra el Templo del Amor.
Se cuenta que este entorno es propicio a las visiones de fantasmas y paisajes tal y como se encontraban en aquellos tiempos. Es famosa la historia, que se convirtió en película, de dos profesoras inglesas que lo visitaron en 1901 y se encontraron con un paraje melancólico e irreal que nada tenía que ver con el que debía corresponderse en su momento, que se cruzaron con personajes ciertamente imposibles, incluso con la mismísima María Antonieta. Quién sabe, si una visita al Templo del Amor pudiera traernos besos de otros tiempos.

9.1.15

La penitencia de Eleanor, Duquesa de Gloucester

Edwin Austin Abbey (1900)
Carnegie Museum of Art, Pittsburg


Eleanor Cobham (1400-1452) fue primero amante y después esposa del Duque Gloucester. Conocida como una mujer muy hermosa e inteligente fue acusada de consultar a la astrología para conocer el futuro, y alguna de estas predicciones se refería a una enfermedad que afectaría al rey Enrique VI, la cual llegó a sus oídos. Comenzaron los rumores y se abrió una investigación que apuntó directamente a Eleanor como traidora y practicante de la nigromancia, en realidad fue todo una operación para frenar el ascenso de su esposo. 
La Duquesa de Gloucester negó la mayoría de los cargos pero confesó haber encargado pociones a una bruja para conseguir quedarse embarazada. Uno de los nigromantes murió en la Torre de Londres, otro fue ahorcado, arrastrado por los caminos y descuartizado, otro de ellos quemado en la hoguera. A Eleanor se la condenó a hacer penitencia pública por las calles de Londres y divorciarse de su marido. Desde 1442 vivió prisionera, yendo de cárcel en cárcel, hasta morir en 1452 en el Castillo de Beaumaris en Anglesey.

Un palacio de hielo

Valery Yakobi (1878)
Museo Estatal Ruso, San Petersburgo

El primer palacio de hielo conocido fue mandado construir por la Emperatriz Anna Ivanovna en 1740 para celebrar la victoria de Rusia sobre el Imperio Otomano.
Estaba rodeado por un jardín con árboles y animales de hielo, las paredes exteriores se elaboraron con relieves y lo protegían piezas de artillería del mismo elemento, y en el interior el hielo era el material con el que se construyeron sus muebles, incluso una cama cuyos almohadones y colchón eran de hielo.
En esta celebración, y creemos que es el momento que refleja la pintura, se incluía la boda simulada del ya viudo Príncipe Mijail Alekseyevich Galitzine, caído en desgracia con la Emperatriz por su boda con una mujer italiana no ortodoxa, con una sierva. Por esta afrenta le convirtió en bufón y le casó vestido de payaso, montado sobre un elefante y seguido por animales y fenómenos de circo. Les encerraron después en la cámara nupcial que se hallaba dentro del palacio de hielo y se cuenta que sobrevivieron al frío de su noche de bodas porque la novia cambió un collar de perlas por un abrigo de piel de oveja.

8.1.15

Lucrecia Borgia reina en El Vaticano en ausencia del Papa Alejandro VI

Frank Cadogan Cowper (c. 1910)
Tate Britain © The estate of Frank Cadogan Cowper

La vida de Lucrecia Borgia (1480-1519) nos ha llegado repleta de mitos y datos inciertos que impregnan su biografía y la convierten en corrupta, viciosa, incestuosa, asesina y ambiciosa, aunque se adivina en el fondo a una víctima de los intereses familiares en una época y un entorno tan peligroso y violento como la Roma renacentista. Hija de Rodrigo Borgia, el Papa Alejandro VI, esposa de Giovanni Sforza, señor de Pésaro, Alfonso de Aragón, Príncipe de Salerno y Alfonso d’Este, Príncipe de Ferrara, su figura en el siglo XIX la convierte en una 'femme fatale' por excelencia, inspirando a muchos artistas: Víctor Hugo, Donizetti o Alejandro Dumas no se pudieron resistir a su oscuro brillo.

El barco fantasma

William Lionel Wyllie (1889)
Colección privada

Los barcos fantasma son aquellos tripulados por fantasmas, los avistados como apariciones tras haberse hundido o los que se encuentran navegando sin tripulación alguna a bordo. Forman parte de las leyendas marinas y en la literatura del siglo XIX aparecen en ‘Rime of the Ancient Mariner’, de Coleridge, en 'Drácula' de Bram Stoker, o en ‘Rokeby’, de Sir Walter Scott. El más famoso de todos los tiempos es sin duda ‘El holandés errante’, y son también conocidos como barcos fantasma ‘El Caleuche’, ‘El Lucerna’ y el ‘Mary Celeste’. 

El ‘Mary Celeste’ fue un bergantín botado en 1861 en Nueva Escocia con el nombre de ‘Amazon’. Fue hallado en el Atlántico navegando a toda vela sin tripulación hacia Gibraltar, y Arthur Conan Doyle escribió ‘J. Habakuk Jephson’s Statement’ basándose en esta historia. Fue un navío que se consideró gafado, dos de sus capitanes murieron ahogados: el primero nunca llegó a dirigirlo, el segundo durante el viaje de inauguración. Tras quedarse varado debido a una tormenta en 1867 fue vendido y rebautizado en 1869 como ‘Mary Celeste’. Su tripulación, así como la hija y la esposa del capitán, desapareció en 1872 habiendo zarpado de Nueva York con destino a Génova: un mes después de zarpar, en diciembre de este año, fue localizado cerca de las Azores sin nadie a bordo.

7.1.15

Retrato de Zamor

Jacques-Antoine-Marie Lemoine (1785)
Cummer Museum of Art and Gardens - Jacksonville



Zamor era un niño de once años cuando fue capturado por un tratante de esclavos inglés. Fue comprado por Luis XV, y este se lo regaló a su amante Madame du Barry, quien le convirtió en su sirviente. Aunque era de origen bengalí su ama siempre creyó que era africano. Después de 1789 se convirtió en un revolucionario radical y fue miembro del Comité de Salud Pública. Detestaba profundamente a la Condesa du Barry, a la que llegó a denunciar y finalmente fue guillotinada.
Tras la ejecución de la Condesa fue encarcelado por los girondinos y posteriormente huyó de Francia, retornando en 1815 tras la caída de Napoleón. Murió en 1820.

Mujer sentada en un sillón 'Dagoberto'

Madeleine Jeanne Lemaire (1845-1928)
Colección privada


El ‘Sillón Dagoberto’ es un tipo de sillón muy utilizado en el siglo XIX que surge con el Neoclasicismo inspirándose en el Trono de Dagoberto (Biblioteca Nacional de Francia, siglo VII), el cual se basaba en la idea de la silla curul romana. La curul era empleada por los magistrados con imperium (y también por el flamen Dialis), y podía ofrecerse como trono a los reyes extranjeros reconocidos como amigos por el pueblo de Roma o el Senado. En origen era de marfil, con un asiento cuadrado, sin respaldo, y patas curvadas en forma de 'X'... se cuenta que era muy incómoda para que los servidores públicos realizaran rápidamente su trabajo y recordarles que su función no sería vitalicia. En el siglo XIX siguió siendo un elemento mueble suntuario, fabricado en maderas nobles y con respaldo.

4.1.15

Baile del saltarello con vistas a Castel Gandolfo

Oswald Achenbach (1860-1865)
Wallraf-Richartz-Museum & Fondation Corboud, Colonia

El Palacio de Castel Gandolfo, residencia papal, se encuentra en la población del mismo nombre, muy cerca de Roma y a orillas del lago Albano. La residencia actual es un edificio del siglo XVII que se construyó para el Papa Urbano VIII, y otros edificios se fueron añadiendo con el tiempo. El complejo se desarrolla sobre una colina largamente habitada en el tiempo: El Palacio Papal, deshabitado entre 1870 y 1929, se levanta sobre las ruinas del un castillo anterior, ocupando en parte el lugar en el que se ubicaba una residencia del verano del emperador romano Domiciano, y otro de los edificios de la colina, conocido como Castelli Romani, ocupa probablemente el lugar donde estaba la antigua Alba Longa, que fue la capital de la Liga Sabina.
Por otra parte, el saltarello es una danza al parecer con origen en el Nápoles medieval de la cual se conservó la música pero se desconocen las pautas de la misma.

3.1.15

Trafalgar Square

Arthur Hacker (1919)


Trafalgar Square, la Plaza de Trafalgar, es la más importante de Londres, centro de manifestaciones y celebraciones. Conmemora la victoria de la batalla de Trafalgar, 21 de octubre de 1805, frente a la armada española. En 1820 se inició la urbanización de la zona y se terminó en 1845. En el centro de la plaza se encuentra la Columna de Nelson, al norte la National Gallery, y al este la iglesia de St. Martin in the Fields.

1.1.15

Ofelia

Ofelia (detalle)
John Everett Millais (1852)
Tate Britain, Londres
John Everett Millais (1852)
Tate Britain, Londres

Ya sabéis que en Arte XIX no solemos pecar de caer en los tópicos, que nos gusta más que descubráis obras desconocidas a que veáis con nosotros lo mismo que en tantas otras páginas, pero hoy queremos haceros un regalo de Año Nuevo con una de las obras más importantes del siglo XIX y un detalle de ese rostro maravilloso.
En Arte XIX hoy nos encontramos dadivosas...
Para disfrutar también, enlace a nuestro álbum de 'Ofelias'.

Vista de la Cloaca Máxima, Roma

Christoffer Wilhelm Eckersberg (1814)
National Gallery of Art, Washington D.C.


La Cloaca Máxima es una de las redes de alcantarillado más antiguas del mundo. Roma se levantó en origen sobre una zona pantanosa, y esta red surgió para drenar el área y conducir tanto estas aguas como desperdicios al río Tíber. Según la tradición su construcción pudo iniciarse en torno al 600 a. C. Es una de las obras públicas verdaderamente más importantes, que permitió la existencia de la que fue capital del mundo otorgándole condiciones de salubridad. Aún hoy en día se conserva su trazado y está en uso parcialmente. Puede observarse en la actualidad, por ejemplo, cerca del Ponte Rotto (Pons Aemilius) y del Ponte Palatino (también llamado Ponte Inglese y construido entre 1886 y 1890 en sustitución del anterior). 

'La extraordinaria grandeza del Imperio Romano se manifiesta sobre todo en tres cosas: los acueductos, los caminos pavimentados, y la construcción del sistema de alcantarillado'.
Dionisio de Halicarnaso, Hormiga. Rom. 3.67.5

Crepúsculo

Samuel Bough (1861)
Colección privada

El Romanticismo nos legó indudablemente un conjunto enorme de amables paisajes en ocasiones, otras plenos de incertidumbre, pero siempre interesantes, con múltiples y encantadores detalles. Samuel, o Sam Bough, fue un pintor escocés especialista en este tema, seguidor de Turner y del que no se conoce visita a los países mediterráneos. En este pintura nos ofrece un bucólico y típico paisaje inspirado en la Italia del siglo XIX, con unos campesinos que departen entre la belleza de unas ruinas tan abrumadoramente hermosas como decadentes.