28.1.15

Noticias tristes

Albert von Keller (1871)
Colección privada

Los cuadros de Albert von Keller son siempre inquietantes, y no hablamos ya de su gusto por el ocultismo, por el mundo espiritual, porque trabajó también brillantemente la temática de la plasmación de la vida social burguesa. La escena que observamos puede tener incluso una explicación frívola: un interior lujoso con enormes espejos de molduras doradas, mullidas alfombras y sofás de terciopelo en los que una joven ricamente vestida languidece con una carta en la mano. Pero es la disposición de los elementos lo que lo convierte en inquietante, ese reflejo en el espejo en un escorzo que parece muy forzado y lo que supone de incómoda la visión del mismo, es también el color rojo, una marca de von Keller, un rojo siempre agresivo y violento que llama la atención y convierte su esplendor en imán para la retina. Nos parece original y fabulosa la pintura de este gran artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario