29.5.15

El color del Art Nouveau en la joyería

Joyería Art Nouveau y el color
Sel. Arte XIX
Fots. vía Pinterest

La llegada del modernismo marcó un antes y un después en la joyería. El color se convirtió en multicolor, los brillos en iridiscencias, el uso del esmalte cubrió metales preciosos y abarató los costes de las piezas, los vidrios translúcidos coloreados aportaron un toque de evanescencia maravilloso que mezclaba la fascinación de ‘lo moderno’ con la magia de las vidrieras medievales. 
El Art Nouveau trajo con su visión orgánica del arte la naturaleza a las vidas grises y urbanas. 
Realmente espléndido.

La cita

Pierre-Charles Comte (1853-1895)
Colección privada

El té de la tarde

Walter Dendy Sadler (1854-1923)
Cardiff Council

21.5.15

Dánae

Gustav Klimt (1907)
Galerie Würthle, Viena

Puro oro victoriano

Joyería de oro victoriana inspirada en el mundo antiguo
Sel. Arte XIX
Fots. vía Pinterest

En la época victoriana las joyas de oro eran también un signo de ostentación, lujo y riqueza, como viene siendo habitual desde la Prehistoria. Aún siendo muy apreciadas las gemas de múltiples colores, talla, tamaño y condición, sí se lucieron joyas fabricadas exclusivamente en oro, destinándose esta exclusividad en la época fundamentalmente a piezas ‘revival’: reproducciones fieles o inspiradas en el mundo antiguo. Las preferidas eran aquellas influenciadas por el arte romano y etrusco, símbolo del ‘imperio’ y el mantenimiento de las tradiciones tan arraigado en Inglaterra.

Dánae y la lluvia de oro

Léon Comerre (1908)
Colección privada

Dánae

Alexandre-Jacques Chantron (1891)

20.5.15

Retrato de Mademoiselle Carlier

Lucien Lévy-Dhurmer (c. 1910)
Musée d'Orsay

Retrato de Mrs. Sandys

Anthony Frederick Sandys (c. 1871-1873)
Birmingham Museums and Art Gallery 

Joyería con piedra turquesa

Turquesas en la joyería del siglo XIX, a menudo combinadas con diamantes o perlas
Selección Arte XIX
Fots. vía Pinterest

La turquesa se llamaba antiguamente ‘piedra turca’, de ahí viene su nombre, debido a que la mayor parte de las turquesas adquiridas para Europa provenían de su mercado, al cual llegaban directamente desde Persia. Es una piedra poco frecuente y por lo tanto valiosa, muy apreciada por su hermoso color en el siglo XIX. En esta época solía emplearse con frecuencia en broches y colgantes, a menudo en estilo ‘pavé’, con pequeñas turquesas en cabujón cubriendo una amplia parte de la joya como si fuera un ‘empedrado’.

18.5.15

El murciélago en la joyería de final de siglo

Murciélagos de finales de s. XIX y principios del XX en broches, colgantes y tobillera
Sel. Arte XIX, fots. vía Pinterest

Hemos hablado muchas veces de los cambios que supuso para la joyería el estilo Art Nouveau. Se utilizan nuevos materiales que hacen posibles nuevas joyas, se abaratan costes en muchos casos, se incorporan nuevas figuras y se recuperan otras ya olvidadas e incluso desechadas anteriormente. 
El murciélago es una de esas criaturas nocturnas, sospechosas de relacionarse con El Maligno, que se emplean de forma amable en el nuevo estilo en la línea de la ‘femme fatale’, la noche, y lo oculto.

Anillo diseñado por René Lalique en plata, oro, esmalte y piedra de luna (c. 1899)
Musée des Arts Décoratifs, París
Col. Natalie Clifford Barney

Perteneciente a la colección de Natalie Clifford Barney, en el Musée des Arts Décoratifs de París, se halla un hermosísimo anillo diseñado por Lalique: en una exposición organizada por el Museo se relacionaba también la figura del murciélago con la homosexualidad a finales del XIX e inicios del XX.

Jugando

Charles Edward Perugini (1839-1918)
Colección privada

La mañana

Louis-Joseph-Raphaël Collin (1884)
Philadelphia Museum of Art

17.5.15

Despedida

Edmund Blair Leighton (1922)
Williamson Art Gallery & Museum

El ópalo, esa hermosa piedra maldita

Ópalos en la joyería del siglo XIX
Selección Arte XIX
Fots. vía Pinterest

En 1829 Walter Scott publicó una novela que marcó supuestamente el inicio de la fama del ópalo como piedra maldita. En ‘Anne de Geierstein’ o ‘La doncella de la niebla’, Lady Hermione es una princesa encantada procedente de algún lugar desconocido y extraño. La dama siempre lleva prendido en su cabello un reluciente ópalo sobre el cual, en un momento dado, cae agua bendita. En ese momento se apaga repentinamente el resplandor del ópalo y Lady Hermione sufre un desmayo, es llevada a su habitación, pero cuando al día siguiente van a buscarla sobre su cama solamente hallan un montón de cenizas. 
La elección de esta piedra por el escritor probablemente se debiera a su alta sensibilidad al agua y a la llamada por los joyeros ‘locura del ópalo’, ya que en ocasiones aparecen fisuras irreparables en la gema que la disgregan completamente, y no porque fuera considerada una piedra maldita. En el pasado, al contrario, fue considerada siempre una piedra de gran poder, sus brillos iridiscentes se relacionaban en la Antigüedad con la divinidad y la victoria, y en la Edad Media se creía que podía otorgar la invisibilidad a su portador.

Hace un tiempo ya os habíamos hablado del ópalo y su 'maligna' influencia con una pieza de leyenda: os dejamos el enlace a 'La historia del ópalo maldito de la familia real española'.

Busto de una dama en traje medieval

Lucien Victor Guirand de Scévola (1900)
Colección privada

Reina Leonor

Anthony Frederick Sandys (1858)
Amgueddfa Cymru, Cardiff 

14.5.15

Tréboles en la joyería del siglo XIX

Selección de joyería con el trébol como protagonista
Fots. vía Pinterest

El trébol era una planta sagrada ya en la Europa de los druidas, debido al misticismo que se le otorgaba al número tres. Es un símbolo para Irlanda ya que, según cuenta la leyenda, San Patricio cogió uno de los tréboles que abundaban en la isla y, a través las tres hojas explicó el misterio de la Santísima Trinidad. Durante el siglo XIX, en la rebelión de los irlandeses contra los ingleses, el trébol trifolio pasó a ser una seña de identidad del orgullo irlandés con un importante significado político y social. 
El trébol de cuatro hojas es símbolo de fortuna, debido a la dificultad de hallar uno con estas características, y en el lenguaje de las flores se utiliza para expresar un deseo, si un hombre le regalaba a una mujer un trébol de cuatro hojas (ya fuera real, joya, o una tarjeta que lo representase), lo que le estaba solicitando era su amor: 'Sé mía'.

En el pozo

Richard Ansdell (c. 1870-1879)
Colección privada

Una pequeña gitana española

John Bagnold Burgess (1868)
Towneley Hall Art Gallery and Museum

Ronda, viajeros españoles

Richard Ansdell (1864)
Touchstones Rochdale Arts and Heritage Centre

12.5.15

La perla

William-Adolphe Bouguereau (1894)
Colección privada

Emperatriz Alexandra Fyodorovna

Christina Robertson (1840-1841)
Museo del Hermitage

Las perlas en el siglo XIX

Selección de joyería con perlas
Fot. vía Pinterest

Las perlas son signo de poder, elegancia y pureza. Hasta el siglo XIX todas las que había en el mercado eran naturales, considerándose las mejores las provenientes del Golfo Pérsico, en concreto las de Bahrein, ya que tenían un brillo excepcional causado por corrientes alternas de agua dulce y salada. Entre 1850 y 1930 fue la principal proveedora mundial de perlas naturales: se obtenían a través de buceadores que descendían a pulmón, y hasta 1874 no comenzó a utilizarse la escafandra. 
Aunque hubo intentos anteriores fue Kokichi Mikimoto (1858-1954) en Japón, quien consiguió una patente para el desarrollo de las perlas cultivadas redondas de ostras Akoya, a inicios del siglo XX, comenzando su producción industrial.

8.5.15

Un anillo con mensaje

Anillo (c. 1800)
Fot. Rowan & Rowan

Este anillo de oro con piedras preciosas porta un mensaje secreto al uso de la época: las piedras conforman un acróstico que solamente podían interpretar los iniciados que pudieran observarlo detenidamente.
Las piedras forman una frase a través de la primera letra con la que se escribe cada una de ellas. No es algo muy frecuente pero sí que se empleaba esta técnica en joyería, a través de un regalo se podía transmitir un mensaje de tipo sentimental, de cariño o de pura pasión.
En el centro del anillo aparece una zapatilla esmaltada que enmarca un ópalo, y siguiendo 'la frase' puede leerse: 

<E>: Esmeralda
<L>: Lapislázuli.
<L>: Lapislázuli.
<E>: Esmeralda.

<V>: Vermeil (granate).
<O>: Ópalo.
<V>: Vermeil (granate).
<S>: Saphir (zafiro).

<V>: Vermeil (granate).
<A>: Amatista.

'Elle vous va': 'Le encaja', 'Le va'...
El mensaje que transmite es 'esta zapatilla de Cenicienta te encaja perfectamente, te va, este anillo ha sido hecho para ti'.

El 'acertijo' está resuelto en la página de Rowan & Rowan, de donde tomamos la solución así como la bella imagen de este anillo único.

En la terraza

Edward John Poynter (1889)
Colección privada

Por las aguas de Babilonia

Arthur Hacker (1858-1919)
Rochdale Arts & Heritage Service