28.9.12

Ninfas en el baño

Antonio Muñoz Degraín (1924)
Museo Carmen Thyssen

Mirando hacia el valle de Yosemite, California

Albert Bierstadt (1865)

Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana (1791)

I - La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos. Las distinciones sociales sólo pueden estar fundadas en la utilidad común.
II - El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.
III - El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre: ningún cuerpo, ningún individuo, puede ejercer autoridad que no emane de ellos.
IV - La libertad y la justicia consisten en devolver todo lo que pertenece a los otros; así, el ejercicio de los derechos naturales de la mujer sólo tiene por límites la tiranía perpetua que el hombre le opone; estos límites deben ser corregidos por las leyes de la naturaleza y de la razón.
V - Las leyes de la naturaleza y de la razón prohíben todas las acciones perjudiciales para la Sociedad: todo lo que no esté prohibido por estas leyes, prudentes y divinas, no puede ser impedido y nadie puede ser obligado a hacer lo que ellas no ordenan.
VI - La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las ciudadanas y todos los ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que la de sus virtudes y sus talentos.
VII - Ninguna mujer se halla eximida de ser acusada, detenida y encarcelada en los casos determinados por la Ley. Las mujeres obedecen como los hombres a esta Ley rigurosa.
VIII - La Ley sólo debe establecer penas estrictas y evidentemente necesarias y nadie puede ser castigado más que en virtud de una Ley establecida y promulgada anteriormente al delito y legalmente aplicada a las mujeres.
IX - Sobre toda mujer que haya sido declarada culpable caerá todo el rigor de la Ley.
X - Nadie debe ser molestado por sus opiniones incluso fundamentales; si la mujer tiene el derecho de subir al cadalso, debe tener también igualmente el de subir a la Tribuna con tal que sus manifestaciones no alteren el orden público establecido por la Ley.
XI - La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos de la mujer, puesto que esta libertad asegura la legitimidad de los padres con relación a los hijos. Toda ciudadana puede, pues, decir libremente, soy madre de un hijo que os pertenece, sin que un prejuicio bárbaro la fuerce a disimular la verdad; con la salvedad de responder por el abuso de esta libertad en los casos determinados por la Ley.
XII - La garantía de los derechos de la mujer y de la ciudadana implica una utilidad mayor; esta garantía debe ser instituida para ventaja de todos y no para utilidad particular de aquellas a quienes es confiada.
XIII - Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, las contribuciones de la mujer y del hombre son las mismas; ella participa en todas las prestaciones personales, en todas las tareas penosas, por lo tanto, debe participar en la distribución de los puestos, empleos, cargos, dignidades y otras actividades.
XIV - Las Ciudadanas y Ciudadanos tienen el derecho de comprobar, por sí mismos o por medio de sus representantes, la necesidad de la contribución pública. Las Ciudadanas únicamente pueden aprobarla si se admite un reparto igual, no sólo en la fortuna sino también en la administración pública, y si determinan la cuota, la base tributaria, la recaudación y la duración del impuesto.
XV - La masa de las mujeres, agrupada con la de los hombres para la contribución, tiene el derecho de pedir cuentas de su administración a todo agente público.
XVI - Toda sociedad en la que la garantía de los derechos no esté asegurada, ni la separación de los poderes determinada, no tiene constitución; la constitución es nula si la mayoría de los individuos que componen la Nación no ha cooperado en su redacción.
XVII - Las propiedades pertenecen a todos los sexos reunidos o separados; son, para cada uno, un derecho inviolable y sagrado; nadie puede ser privado de ella como verdadero patrimonio de la naturaleza a no ser que la necesidad pública, legalmente constatada, lo exija de manera evidente y bajo la condición de una justa y previa indemnización.

Olympe de Gouges
Alexander Kucharsky
 
Redacción de la Declaración elaborada por Olympe de Gouges, parafraseando la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano del 26 de agosto de 1789, el texto fundamental de la Revolución Francesa, el cuál entendía que no incluía ni amparaba los derechos de las mujeres y ciudadanas.

Mujeres con problemas, hoy

Hemos estado revisando durante este mes, en la pintura del siglo XIX, la figura de la mujer tal y como la veían los artistas de la época. La mayor parte de las veces idealizada, algunas amada, otras odiada; mujeres con dignidad, malvadas, temidas, sin voz ni voto, orgullosas, mujeres que tomaban la justicia por su mano y otras que se sometían a los designios del destino.

Eva 
Solomon Joseph Solomon

También hemos comentado la vida de algunas mujeres reales con vidas complicadas, unos pocos datos biográficos que sirvieron para comprender la complejidad del mundo que las rodeaba y cómo en muchas ocasiones se veían obligadas a dejarse llevar por los deseos de su familia y de la sociedad. No podemos olvidar a la joven Jeanne Hebuterne o a Camille Claudel: incomprendidas, señaladas y prácticamente ajusticiadas -eliminemos el 'prácticamente' para el caso de Mata Hari-. Tampoco podemos olvidar esas mujeres idealizadas, Effie Gray o Elizabeth Siddal, contacto directo con la inspiración para los artistas prerrafaelitas y relegadas a un segundo plano.

Noche de invierno
Alphonse Mucha (1920)

En la actualidad la situación de la mujer ha mejorado, pero no en todas partes, no en todos los niveles sociales. Hay aún mujeres sometidas a mutilaciones, a matrimonios concertados, a la prohibición del acceso a la educación, a la estigmatización social, condenadas a muerte injustificadamente por motivos que no se condenaría a un hombre. Hay mujeres que sufren la violencia doméstica, el maltrato, cerca de nosotros. Mujeres a las que no se les permite el acceso a determinados lugares. Mujeres que siguen luchando por un trato de igualdad: esta semana ha sido noticia que la Constitución de Túnez recogerá por primera vez la igualdad de género.

Estos son problemas de hoy, son problemas reales. Son problemas de mujeres, y son problemas de hombres.

25.9.12

Mata Hari


Mata Hari (1906)



Margaretha Geertruida Zelle nace en los Países Bajos en 1876, hija de un sombrerero holandés y de madre de ascendencia javanesa. Su madre muere cuando es una niña y se casa a los 18 años, tras una relación por correspondencia con un militar que había conocido a través de un anuncio en un periódico.

Se traslada tras su boda a vivir con su marido, muchos años mayor que ella y tiene un hijo y una hija. El muchacho muere envenenado, lo que supone una tragedia familiar que lleva al padre al alcoholismo.

Se divorcia y retorna a Europa, perdiendo la custodia sobre su hija debido a, según su marido, 'su forma de vida libertina'. Sin recursos económicos, y con la atracción europea por oriente en máximo auge, se traslada a París haciéndose pasar por princesa javanesa y trabajando como bailarina exótica. Interpretando este papel, llevado a su vida tanto dentro como fuera del escenario, fue un auténtico revuelo, agotándose todas las entradas para sus espectáculos.

Mata Hari (1910)

Para mantener su nivel de vida en lo más alto, y en mayor medida según iban pasando los años, mantuvo  romances con numerosos miembros de la alta sociedad.

Mata Hari
Anselmo Miguel Nieto (1900-1915)


En 1917, con 41 años, se la llevó a juicio en Francia acusada de espionaje y de ser agente doble para Alemania. Declarada culpable fue condenada a muerte sin causas justificadas y probadas, ejecutada por un pelotón de fusilamiento el 15 de octubre de 1917 en Vincennes. Se despidió lanzando un beso a sus ejecutores.
Su cuerpo fue trasladado para el aprendizaje de anatomía de estudiantes de Medicina, algo frecuente con los cuerpos de los ajusticiados en aquella época, y su cabeza embalsamada permaneció en el Museo de Criminales de Francia hasta que fue robada en 1958. 

 Mata Hari el día de su detención, 17 de febrero de 1917
Fries Museum

Femme fatale

Kees van Dongen (1905)
Colección privada

París al desnudo

Rolf Armstrong (1919-1921)

Retratos. Obras maestras del Centre Pompidou

Del 26 de septiembre de 2012 al 6 de enero de 2013. Fundación MAPFRE, Sala Recoletos (Madrid, ES).

Exposición en la que se muestran ochenta obras de artistas de las colecciones del  Musée National d'Art Moderne y del Centre Pompidou de París. El objetivo es mostrar la importancia del retrato y su diversidad en los diferentes movimientos artísticos de los siglos XIX a XXI.
El más antiguo de los retratos es el firmado por Suzanne Valadon que representa a Erik Satie, de los años 1892-1893, y el más reciente es de 2001, The Moroccan de John Currin. Entre estas dos fechas, retratos de Pablo Picasso, Francis Bacon, Henri Matisse, Robert Delaunay o Amedeo Modigliani. Una oportunidad difícilmente repetible.
La exposición se organiza en cinco apartados: Los misterios del alma, Autorretratos, De cara al formalismo, Caos y desorden o la imposible permanencia del ser y Tras la fotografía.

L’impressionnisme et la mode


Del 25 de septiembre de 2012 al 20 de enero de 2013, Musée d'Orsay (París, FR).

Los impresionistas, como reflejo de la vida contemporánea, representaron la figura humana en su entorno, con sus modas, costumbres y actitudes. De esta forma, intentando definir personalidades, se mostraban en sus ambientes familiares y con sus prendas habituales, una forma de expresar los gustos y la mentalidad de los retratados.
De ésto se da cuenta en esta fantástica exposición, con obras que representan la realidad de la moda entre los años 1860 y 1880, en la que se pueden observar los grandes cambios sufridos en estas décadas.

Romeo y Julieta

Konstantin Makowski (c. 1890)

Romeo y Julieta

Gaston Bussière (c. 1900)

Julieta (El collar azul)

John William Waterhouse (1898)

24.9.12

¡Participamos en el I Concurso de Blogs!

Participamos en el I Concurso de blogs, organizado por La Universidad de Alcalá, Madrid Plataforma del Español y Google, con la colaboración de Monografías.com.

Estamos en la sección 'Mejor bitácora personal de difusión de la cultura', quepremiará al mejor blog individual o bitácora personal que destaque por su labor de difusión de la historia, la literatura y la cultura de los países de habla española.

Si os parece que merecemos este premio podeis votarnos pinchando aquí, y si no (o también) podéis descubrir muchos otros blogs interesantes, ¡gracias!

Mujeres admiradas, mujeres bellas

Por Karin Sagner
Publicado por Ediciones Maeva (2011)
150 páginas
30 €

Desde de la Antigüedad, filósofos, artistas y estetas han elaborado teorías sobre el ideal de belleza. En un libro magníficamente ilustrado con obras de pintores como Botticelli, Rubens, Cranach, Courbet, Rossetti, Manet o El Greco, y de diversos artistas modernos, la autora traza la historia de la belleza femenina. No solo muestra los grandes cambios que se pueden apreciar en el ideal de belleza y de perfección, también refleja el rol de la mujer en las diferentes épocas. Con palabras amenas y expertas, la historiadora del arte Karin Sagner transmite una idea recurrente a lo largo del libro: el deseo de lograr la belleza es universal y atemporal y pone de manifiesto que la belleza como concepto poco tiene que ver con el ideal de perfección que cada época impone.
Texto por la editorial

Elizabeth Siddal

 Elizabeth (Lizzy) Siddal (c. 1860)

Pintora, poeta, y la más conocida de las modelos prerrafaelitas, nace en 1829. Se enamoró de la poesía y del arte cuando descubrió un poema de Tennyson en un trozo de papel de periódico que había utilizado para envolver un pedazo de mantequilla cuando era apenas una niña.
Posó para varios pintores, es muy conocido el episodio de su trabajo para Millais, posando para Ofelia, para lo que debía pasar horas sumergida en una bañera. Millais intentaba calentar el agua poniendo lámparas bajo la misma aunque en una ocasión, absorto en la pintura, no se dió cuenta de que se habían apagado y Elizabeth, Lizzy, contrajo una grave neumonía ya que no quiso interrumpirle. Ésto, sobre todo en aquellos tiempos, era muy grave ya que puede acarrear complicaciones para toda la vida.

Ofelia, John Everett Millais (1851-1852)
Tate Britain


En 1849 conoció a Rossetti y empezó a posar de forma casi exclusiva para él. Fue su modelo para cientos de obras, siendo la más famosa Beata Beatrix. Comenzó a estudiar pintura con Rossetti conviviendo con él, y más tarde John Ruskin subvencionaba sus cuadros. De esta época es su Autorretrato, que nos ofrece una imagen sin idealizar de sí misma.

Beata Beatrix, Dante Gabriel Rossetti (1864-1870)
Tate Britain

El afecto de Rossetti por su esposa fue menguando a medida que Elizabeth Siddal iba enfermando cada vez más. No se sabe exactamente si sufría de tuberculosis o de un trastorno intestinal, sugiriéndose directamente la anorexia, mientras otros atribuyen su mal estado de salud a una adicción al láudano, aunque ésto puede ser resultado de alguna de las enfermedades anteriores o de una combinación de varias. En 2010 Bill Bryson sugiere que Siddal pudo morir envenenada por la ingestión frecuente de un producto, el Fowler's Solution, utilizado para mejorar la piel y cuya base era arsénico diluido. Tradicionalmente lo que se cuenta es que se suicidó con láudano tras dar a luz a un niño muerto. Falleció en 1862.


Autorretrato, Elizabeth Siddal (1854)



Una de las obras de la última época del matrimonio fue Regina Cordium, creado como un retrato de boda y reflejo del amor, que el pintor sentía por ella. Rossetti cayó en una depresión tras su muerte y enterró con ella toda su poesía inédita en el cementerio de Highgate, bajo el cabello de Elizabeth Siddal. Años más tarde exhumó sus restos y publicó esta obra literaria bajo el nombre de Poemas en 1870.


Regina Cordium, Dante Gabriel Rossetti (1860) 
Johannesburg Art Gallery

Penélope

Dante Gabriel Rossetti (1869)
Colección privada

22.9.12

Colores y más colores






Por Mª Rosa Serdio (textos) y Ester Sánchez (ilustraciones)
Publicado por Pintar-Pintar Editorial (2010)
44 páginas
13 €









Libro infantil que se basa en obras maestras de la historia del arte para enseñar los colores a los niños: 'Campo de amapolas' y 'Bar del Folies-Bergère' de Manet o el 'Retrato de Emilie Flöge' de Klimt. Una gran manera de aprender.




Tilla Durieux como Circe

Franz von Stuck (1913)
Alte Nationalgalerie Berlin

Circe Invidiosa

John William Waterhouse (1892)
Art Gallery of South Australia

Idols of perversity: fantasies of feminine evil in fin-de-siècle culture
















Por Bram Dijkstra
Publicado por Oxford University Press (1986)
453 páginas

21.9.12

Cleopatra en las Terrazas de File

Frederick Arthur Bridgeman (1896)
Dahesh Museum of Art

La muerte de Cleopatra

Hans Makart
Staatliche Kunstsammlungen

Estampas egipcias

Por José María Eça de Queiroz
Publicado por Impedimenta Editorial (2012)
198 páginas
18 €

Eça de Queirós, quizá el más grande de los novelistas del XIX portugués, viajó a Egipto en 1869 con el fin de redactar una serie de crónicas acerca de la inauguración del canal de Suez, la mayor obra de ingeniería de su época, que cautivaría la imaginación de todo Occidente. En lo que será para él un viaje iniciático, un choque cultural con lo real y lo ideal de Oriente, descubrirá lo exótico pero también lo miserable, rasgos que fusiona en sus descripciones literarias de marcada influencia flaubertiana, llenas de perspicacia e ingenio. La Alejandría que vio pasear a Cleopatra se convierte a sus ojos en un lugar sórdido, con un barrio egipcio sucio y pobre, y un barrio europeo de aires provincianos. El Cairo, por el contrario, le resulta fascinante por su pintoresca inmundicia. Pocos años después, Eça de Queirós volverá a la zona para detallar la destrucción de Alejandría en las seis memorables piezas que constituyen «Los ingleses en Egipto», incluidas asimismo en este volumen.
 Texto por la editorial

Calipso

George Hitchcock (1906)
Indianapolis Museum of Art

Arte y mito. Manual de iconografía clásica








Por Miguel Ángel Elvira
Publicado por Ediciones Sílex (2008)
650 páginas
34 €

20.9.12

Tristán e Isolda (La muerte)

Rogelio de Egusquiza Barrena (1910)

Isolda, la princesa celta

Gaston Bussière (1911)

Lady Godiva

John Collier (c. 1897)
Herbert Art Gallery and Museum

Arthur and Lucia Mathews Highlights of the California Decorative Style







Arthur y Lucia Mathews. Obras destacadas del California Decorative Style. Hasta el 14 de octubre de 2012, Nevada Museum of Art, Hawkins Gallery (EEUU).


Todas las obras que se presentan en la muestra pertenecen al Oakland Museum de California. Arthur y Lucia Mathews son dos conocidos y prolíficos artistas que trabajan en California durante el siglo XX. Su carrera se desarrolló durante el apogeo del Art & Crafts americano, con un gran número de obras murales, y sobre objetos artesanales. Vivieron el terremoto de San Francisco de 1906 y presentan California como una nueva Arcadia, con inspiración clásica y paisajes idílicos.






Enlace a la página oficial.