20.1.15

Orfeo conduce a Eurídice fuera del Inframundo

Camille Corot (1861)
Museum of Fine Arts, Boston

Puede que la joven Eurídice falleciese mordida por una serpiente huyendo de Aristeo, o paseando junto a su esposo, pero el hecho es que dejó desconsolado al citaredo Orfeo. Este decidió ir a rescatar de las fauces de la misma muerte a su esposa esperando que Hades y Perséfone se ablandaran con su gesto y sus tristes canciones, como sucedió. Las condiciones parecían sencillas: has de caminar siempre delante de ella, guiándola por el Inframundo hasta la salida, y nunca mirar atrás ni siquiera para saber si se encuentra bien o ha caído ante alguno de los múltiples peligros que os acechen. Cuando llegaron a la superficie Orfeo se encontraba ya ansioso y preocupado, y volvió la cabeza para comprobar que todo había salido perfectamente. El sol no había bañado completamente el cuerpo de Eurídice, uno de sus pies se hallaba aún en la sombra, así que su amada se desvaneció ante su vista para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario