23.1.15

El hallazgo de Moisés

Frederick Goodall (1822–1904)
Mackelvie Trust Collection, Auckland Art Gallery Toi o Tāmaki

Esta pintura de Goodall retrata de una bellísima manera uno de los momentos más famosos del Antiguo Testamento. En el Libro del Éxodo se relata cómo el Faraón ordena matar a todos los hebreos recién nacidos, pero Iojebed fue incapaz de dejar asesinar a su hijo. Tras su nacimiento lo ocultó durante tres meses, pero finalmente hubo de desprenderse de él para que no le descubrieran: impermeabilizó un cesto de mimbre con barro y brea y lo depositó en las aguas del Nilo, las cuales llevaron al bebé hasta el lugar donde solía bañarse una de las mujeres de sangre real. La princesa se apiadó aquel niño e, inducida por una de las mujeres de su séquito, la hebrea Miriam, lo cedió a una hebrea para que lo amamantase, que resultó ser la madre del pequeño. Se crió como hijo de la princesa y hermano menor del futuro faraón y, el resto, es Historia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario