4.10.16

Una boya atrapada por la pala del barco de vapor 'Great Eastern'

Henry Clifford (c.1865)
National Maritime Museum

     El primer cable telegráfico que unió las dos orillas del Atlántico, permitiendo transmitir comunicaciones en minutos, y no en un plazo mínimo de diez días como ocurría anteriormente -el tiempo que tardaba en llegar un mensaje por barco-, fue en 1858.
     Tras su rápido deterioro volvió a tirarse un cable mejorado en 1865, estableciéndose el servicio definitivo un año después. Era una idea que ya partía desde la década de 1840, pero los avances técnicos no permitieron hasta ese momento la instalación de un cable submarino duradero. El 'Great Eastern' y su tripulación fueron los grandes héroes de este hito, primero colocando cable y después recuperándolo, cosa que se creía imposible, después de haberlo perdido por accidente.
     Como curiosidad: en la obra de Julio Verne 'Veinte mil leguas de viaje submarino', entre tantas cosas y lugares que describe, se observa también este cable desde el Nautilus.

Mapa de la ubicación del cable trasatlántico (1858)

No hay comentarios:

Publicar un comentario