5.10.16

Autorretrato en armadura

Frank Eugéne (1898)

'Vanidad de vanidades, dice el predicador,
Todas las cosas son vanidad.
El ojo y el oído no pueden llenarse
Con imágenes y sonidos.
Como el primer rocío, o el aliento
Pálido y súbito del viento
O la hierba arrancada del monte,
Así también es el hombre,
Flotando entre la esperanza y el miedo:
¡Qué pequeñas son sus alegrías,
Qué diminutas, qué sombrías!
Hasta que todas las cosas terminen
En el lento polvo del olvido.
Hoy es igual que ayer,
Mañana uno de ellos ha de ser;
Y no hay nada nuevo bajo el sol;
Hasta que la antigua carrera del tiempo transcurra
El viejo espino crecerá en su cansado tronco,
Y la mañana será fría, y el crepúsculo gris'.
-La única certeza, Christina Rossetti-

No hay comentarios:

Publicar un comentario