25.3.15

La Princesa Tarakanova

Konstantin Flavistsky (1864)

La Princesa Tarakanova (c. 1745-1775) se presentó en París, diez años después de la muerte de la Zarina Isabel I Petrovna, como hija suya y legítima heredera al trono de Rusia. Su nombre real no se conoce, pero recorrió diferentes ciudades europeas con sus pretensiones dinásticas y como amante del conde Philipp Ferdinand de Limburgo Stirum.
En Livorno fue seducida por Alexei Grigoryevich Orlov, enviado por la emperatriz Catalina II para capturarla, y la convenció para casarse con él. Ella aceptó y subió a bordo del barco que él le tenía preparado, un barco ruso que la llevó a San Petersburgo. Fue encarcelada en la fortaleza de San Pedro y San Pablo, situada en una isla en el río Neva, y ese mismo año murió, prisionera, de tuberculosis. 
Varias leyendas envuelven su vida y su muerte, como sucedió con supuestas herederas al mismo trono tras el asesinato a principios del siglo XX de la familia del Zar. Mientras algunas apuntan a que murió durante una inundación por la subida de las aguas del Neva en su celda (leyenda que representa Flavitsky en su pintura), otras cuentan que fue obligada a ingresar en una orden religiosa con el nombre de Dosifea, muriendo en el Convento de San Juan Bautista en 1810.
Os recomendamos encarecidamente la novela escrita sobre este personaje en el siglo XIX por G. P. Danilevsky, editada recientemente por los amigos de dÉpoca Editorial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario