31.10.14

Samain, antes que Halloween II

Mother Pumpkin
Por Radojavor en devianART

Vamos con la segunda parte, ¿cómo se crea la tradición y cuáles son los motivos?:

Texto A. OSCOS, colaboradora habitual de la web IREGUA y aficionada a la mitología celta | ¿Quién es Jack, el de la linterna? ¿Porqué se disfraza la gente? ¿porqué los niños piden dulces? ¿Hasta qué punto los emigrantes de diferentes países han contribuido a “amalgamar” sus tradiciones en la noche de difuntos? 
Según reza una antigua leyenda irlandesa, “Jack of the lantern” era un hombre bastante malvado aunque no lo suficiente, pues logró burlar al mismísimo diablo. Al morir se le negó la entrada, no sólo en el cielo, sino también en el infierno, de donde lo único que obtuvo fue un carbón ardiendo que le arrojó el señor de los avernos. Jack, entonces, vació un nabo (convertido en calabaza en Estados Unidos) y metió dentro la tea, quedando condenado por toda la eternidad a vagar por oscuros caminos alumbrándose con su peculiar linterna.
Algunos estudiosos del tema celta creen que la calabaza pudiera representar la costumbre de estos pueblos de cortar la cabeza a sus enemigos pues creían que era la esencia de la persona y que ésta contaba con poderes sobrenaturales. Sin embargo esta teoría no es muy aceptada en general y hay otra parte de expertos en tradiciones celtas que señalan que el ancestral rito no tiene nada que ver con la famosa calabaza luminosa norteamericana. 
Respecto a disfrazarse y los disfraces propios de esta noche, se cree que el origen de esta tradición se encuentra en Francia. Surgió entre los siglos XIV y XV, tiempo en que la peste bubónica, más conocida como “muerte negra” hizo estragos en la población europea. Las misas de difuntos se multiplicaban y nacieron representaciones artísticas que recordaban al ser humano cuan frágil es y que, como a todo ser vivo, más tarde o más temprano le visita la señora de la guadaña. Conocidas como “danzas de la muerte”, terminaron convirtiéndose en auténticas fiestas de disfraces, con la muerte como denominador común.
Finalmente a la demanda de “dulce o travesura (trick or treat)” que hacen los niños al llamar a las casas disfrazados de espectros se basa, al parecer, en una fiesta burlona que se celebraba en Inglaterra llamada “Día de Guy Fawkes”. En ella grupos de protestantes, ocultos bajo disfraces, visitaban a los católicos y les exigían cerveza y pasteles bajo la amenaza de “trick or treat”, osea, “dulce o travesura”. La fiesta llegó a Norteamérica con los primeros colonos y terminó incorporada a la celebración de Halloween.

No hay comentarios:

Publicar un comentario